lunes, 1 de agosto de 2016

Vagabundo

Vagabundo por Remedios Varo
Contrario a esclavitud; caminas con tu caparazón puesto, siendo el pasto la única alfombra que tus pies caminan al finalizar la jornada y el cielo estrellado el techo que te dice lo que hogar significa.

¿Quién necesita ruedas cuando se tiene un buen par de pies para correr el presente? Eres viento que va a donde sea, desapercibido cuando quiere, brisa cuando lo desea, tornado cuando se ocupa. Campo hoy, playa mañana, luna en la siguiente vida.

Contrario a pordiosero; no mendigas nunca, dejas que Universo te sorprenda con un nuevo menú cada día. Tu comedor es siempre la mesa de algún buen samaritano y el postre predilecto; colgar otro retrato de un nuevo corazón amable en tu pared mental.

¿Quién podría preferir acumular basura toda su vida cuando se puede ir siempre ligero con solamente una sonrisa permanente en el bolsillo? Nunca tienes malos tiempos, sabes que todo lo bello en este mundo tiene su precio y sabes pagar de buena gana el préstamo que el estilo de vida elegido te hizo pedir con todo e intereses.

Contrario a fracaso; sabes lo que ni los más listos, que se tiene que existir un día a la vez y que el Tiempo no es permisivo con los que viven sin aprovechar lo que Universo da.

¿Quién requiere algo como un titulo cuando se puede tener todo el conocimiento siendo un metiche con criterio? Siempre estás disponible para escuchar a las voces urgidas y la pupila bien dilatada ante aprendizajes camuflados de cualquier otra cosa.

Contrarío a miseria; eres más feliz que todas las lombrices de la Tierra juntas, porque tu patio de juegos no tiene perímetro ni área definidos.